Los códigos de ética en el diseño gráfico by Natalia

Los códigos de ética en el diseño gráfico



El sentido de la verdad en Estados Unidos ha sido deformado profundamente por el más persuasivo medio educativo: la publicidad. Milton Glaser realiza una interesante disertación en torno a un punto crítico para los profesionistas del diseño gráfico, la importancia de los valores éticos y humanos.

Con una profusa argumentación, nos presenta en su artículo Ambigüedad y verdad una reflexión incisiva en torno a la relación que tenemos los diseñadores con uno de los grandes poderes que inciden sobre el comportamiento humano, la publicidad. En su camino al infierno, Glaser plantea una serie de interrogantes a sus alumnos que sin duda resultan controversiales:

1. ¿Diseñaría Ud. un envase para que aparente ser más grande en el estante?
2. ¿Un anuncio para una película lenta y aburrida que la haga ver como una comedia alegre?
3. ¿Una etiqueta de vinos que sugiera que una nueva bodega ha estado en el negocio durante mucho tiempo?
4. ¿Una cubierta de libro cuyo contenido sexual resulte repulsivo para usted?
5. ¿Una campaña de publicidad para una empresa de la que se sepa que discrimina a las minorías?
6. ¿Un envase para un cereal para niños que tenga bajo valor nutricional y alto contenido de azúcar?
7. ¿Una línea de camisetas para un fabricante que produce con mano de obra infantil?
8. ¿Una promoción para un producto dietético que no funciona?
9. ¿Un anuncio para un candidato político cuyas políticas Ud. considera dañinas para el público general?
10. ¿Un folleto para un vehículo todo terreno que vuelca con más frecuencia que los otros y que causó la muerte de 150 personas?
11. ¿Un aviso para un producto cuyo uso continuo puede causar la muerte?

Las preguntas a contestar por cada uno de los diseñadores sería: ¿Qué opinan del decálogo del infierno? ¿Cuáles estarían dispuestos a hacer y cuáles no? ¿Qué podemos reflexionar respecto a la ética en la profesión?

49 comentarios:

Ilda dijo...

Es muy cierto que la publicidad es el mejor medio por el cual obtenemos la atención de la gente; estamos en una sociedad que se rige prácticamente por los medios de comunicación, si importar si el mensaje que desean transmitir es bueno o malo. Pero lo importante aquí es resaltar: Nosotros como diseñadores, ¿Somos capaces de cumplir con algún objetivo, a cualquier costo, sin importar a quién dañemos?

Este blog me pareció muy interesante ya que muestra un tema muy controversial en la actualidad. Si bien, estamos en un mundo en el cual debemos tener ese poder de convencimiento sobre la gente para sobrevivir día con día, no considero que debamos hacerlo a cualquier costo.

El Decágolo del Infierno, me pareció una manera práctica y sencilla para reflexionar, creo que es muy importante que cada uno de nosotros establezca sus propias limitaciones dentro de los objetivos se plantea. En mi opinión, yo no estaría dispuesta a cruzar completamente la línea entre mi dignidad y el éxito; no considero que la mejor manera de que yo logre triunfar sea dañar a otras personas. Definitivamente me opondría totalmente a hacer publicidad de aquellas cosas que involucren la muerte; creo que sería un cargo de conciencia enorme y difícil de sobrellevar, porque a pesar de que yo no elaboré el producto, si estoy ayudando a promocionar su venta.

Ya para terminar, pienso que cada persona va creando su propia ética sobre lo que considera bueno o malo, pero para mí lo más importante sería que cada persona estableciera sus límites, que se pusiera en el lugar del consumidor, y que reflexionara un poco más sobre las consecuencias que podría traer consigo la campaña de publicidad en la que está participando.

Nieto Shuji dijo...

En el mundo del diseño, por desgracia, siempre habrán compañías y multinacionales a las que no les importa o al parecer no les entra en mente que el consumidor final es un ser humano. Por eso, Glassner ha propuesto para que los diseñadores tengan una guía ética para referencia y que no puedan cometer errores graves que puedan eventualmente manchar cualquier currículum.
Glassner citaba ejemplos de cómo es que mediante engaños, los productos, personas, y varios otros aspectos de la vida diaria habían llegado a ser lo que ahora son, en varios casos, bastante funestos. Casos en los que se manipula la opinión pública y los sentimientos colectivos con tal de sacar ganancias. Y además nos reitera varias veces que el mentirle al cliente es un grave error, pues esto hace que la gente se vuelva cínica y apática respecto al emisor de ese mensaje, ignorando cada vez más, hasta que al final, ya las personas ya no creen más en lo que se les dice.

Nestor Sanchez dijo...

Es cierto y todo lo sabemos LA VERDAD como es pintada hoy en día, en si… NO LO ES. Por el afán de ganar, competir, mejorar o cualquier “pretexto” por así llamarlo, hemos dejado un lado nuestro MANUAL personal y ético que nos debería acompañar siempre. Como una vez lo comente no solo es importante enfocarse y desvivir en busca de ese perfecto profesionista, creo que hoy en día lo que debemos es buscar, encontrar y FORMAR seres humanos mas que un conjunto de conocimientos, el punto esta en aplicar éstos, CORRECTAMENTE; siendo esta palabra tan… generalizada que no nos es posible fácilmente determinar que es CONCRETAMENTE lo que esta correcto y lo que no, sin embargo el punto a tratar es cual es su finalidad y con que propósito se realiza.

Si bien en el mundo laboral nos estamos “jugando el pellejo”[como comúnmente se llama] por posicionarnos, mucha gente confunde esa ambición por el “daría todo por lograr el éxito”. Considero que teniendo una educación integra, la ética no será ningún obstáculo ni punto a analizar, eres, hacer y piensas como persona y TRABAJAMOS PARA PERSONAS.
En mi posición AFIRMARIA “jamás haría algo por el estilo”, sin embargo la carrera acelerada del campo laboral, el ritmo de vida y en algunos casos [aunque no se justifica] la necesidad, va logrando que esos principios se nublen de la meta personal.

No podemos decir que ese tipo de personas con esa FALTA DE ETICA deberían existir y muchos menos diseñar, porque simplemente el mundo comercial, el mercado SE DETENDRIA, quien vende, va a comprar, el un circulo tan complejo y simple a la vez que cualquier interrupción a ese ritmo tan acelerado traería un colapso. A todas las preguntas formuladas existe SIEMPRE una persona que esta dispuesta a hacerlo, la pregunta será quien es el individuo AHORA capaz de reconocer la mascara, el mensaje Y LA VERDAD del diseño…

Milton Glaser, mis respetos al tocar un tema tan polémico y “voluble”. Nuestra posición ahora es reconocer y preguntarnos – ¿Qué es mas importante—EL MENSAJE, o la RUTA para hacerlo?

Lizbeth :) dijo...

Bueno así como hay cosas buenas también las hay malas, aquí todo depende en qué lugar estés.
Me refiero a que si estas como cliente o como diseñador, ya que si estas como cliente, buscaras un buen producto, aquel que se adecue a tus necesidades, y como la mayoría de las personas, te dejaras llevar por la apariencia de la publicidad de este, por ese comercial que tal vez se te quedo grabado o por alguna oferta que te encontraste.
No sabes si la publicidad te está engañando, no sabes si tu producto será de buena calidad, no sabes si quedaras satisfecho con tu compra como para regresar a comprarlo de nuevo.
Hay publicidad que envuelve, hay ofertas que no las puedes dejar ir, y más en situaciones de crisis económica en donde te encuentras ofertas que te apantallan y no la piensas dos veces.
Y como diseñador, digamos que si es un producto malo al que le va a dar publicidad, tiene demasiado trabajo para cambiar todos sus defectos, apantallar a la gente, llamar la atención de los clientes, pero lo más importante: CONVENCER; estos diseñadores trabajan con dos fines, cumplir con su trabajo y recibir su salario, e incrementar sus volúmenes de venta u obtener un determinado resultado a corto plazo.
Sin embargo la gente se termina dando cuenta que ha sido engañada después de consumir el producto, y las ventas de estos son numerosas en los primeros meses, y después caen en banca rota estas empresas, porque tienen mala fama, porque ya la gente sabe la calidad del producto, o simplemente no se arriesga el cliente a consumir un producto desconocido.
Se me hizo muy interesante este blog ya que realmente no me había puesto a pensar acerca de esto, de verlo más a fondo, y así como yo y miles de personas caemos en esto de la publicidad de productos enmascarados.
En un futuro, ya como diseñadora no caería en este tipo de descaros, de engañar vilmente a la gente, como hay una frase que dice “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan” no ayudaría ni seria cómplice de empresas que no saben de ética.
El Decágolo del Infierno me pareció demasiado interesante y también pienso que sería muy útil que las personas lo leyeran, que tomaran conciencia, y tal vez esto nos ayudaría a que sean más cuidadosos al elegir sus productos, y no dejarse llevar por la apariencia.

perla juarez dijo...

La publicidad hoy en día nos da diferentes temas a debatir, como el que se nos presenta:la ética; en realidad es muy polémico debido a que mientras unos piensan que la falta de conciencia en un anuncio de publicidad es algo de todos los días, es decir, suelen pensar que es trabajo y alguien lo tiene que realizar entonces, ¿porque desperdiciar un trabajo que aunque tiene falta de moral te van a pagar?.
Otros pensamos que aunque sea un trabajo, uno debe de valorar muy bien sus bases, su ética, sus valores, no por que alguien realice algún acto usted lo hará también; tener muy presente lo que eres en realidad y en cierto punto valorarte y valorar a los demás; mi opinión es que a los ciudadanos no se les debe de tratar solo como un consumidor, si no darle énfasis y valorarlo como ser humano, como si fuera alguien de nuestra familia, ya que si en realidad lo fuera le advertiríamos de que el producto es de mala calidad y lo dañaría en algún aspecto.

Este artículo es una forma de reflexionar y tener conciencia de ¿Qué es lo que llegaría a hacer en el camino de su carrera?, ¿se propondría realizar publicidad valorada con ética (que es muy escasa)?, o ¿seguir el rol de solo vender?, en realidad siempre habrá grandes disputas en este tema, debido que en la actualidad todo se trata de mercado, de vender, comprar, y utilizar, debido a que, seres humanos que valoran la ética ya quedan muy pocos, todos hacen lo que sea por el afán de ganar mas dinero, éxito, etc.

Por ultimo, me resta decirles que en realidad tomen en cuenta lo que deseen realizar y pensarlo dos veces. Gracias por el artículo es muy bueno y vaya que tiene alto punto de discusión.

karina_solis dijo...

Creo que en la actualidad la mayoría de la publicidad, si no es que toda, exagera o “ensalza” las características del producto para hacerlo parecer más novedoso o llamativo, para que venda más y que el consumidor quiera adquirirlo de inmediato. Tristemente esto de exagerar las cualidades del producto se ha ido distorsionando hasta llegar al punto en que se le miente totalmente al consumidor. Al encender el televisor podemos darnos cuenta de que todos los mensajes describen al producto en venta como algo perfecto, sin defectos ni partes perjudiciales. Cada vez es mayor el nivel de mentiras con que se rige la publicidad, y es por esto que el consumidor ha perdido la credibilidad en los medios.

Claro que hay que distinguir dos cosas:

Los diseñadores siempre vamos a exagerar las características del producto. Tal vez no le mentiremos al cliente, pero tampoco le diremos la verdad completa. Difícilmente algún cliente estaría de acuerdo en que pintemos su producto con total verdad, que demos a conocer tanto sus partes buenas como malas. Es nuestro trabajo hacer que el producto se conozca y se venda. Hay que ser francos, si damos todas las especificaciones del objeto en venta (incluyendo las partes negativas) entonces no se vendería y el cliente definitivamente no quedaría satisfecho.

La otra parte que debemos tomar en cuenta es cuando se trabaja con empresas que tienen falta de ética y moral. Aquí si estoy en total desacuerdo. No trabajaría para alguien que intente vender un producto que afecte al consumidor, que sea dañino para su salud o que le perjudique. Debemos tomar en cuenta que el producto que estaríamos promocionando podría llegar a las manos de cualquier persona. Y, se trate de alguien conocido o no, sería un gran cargo de conciencia pensar en que nosotros fuimos parte de eso.

Claro que en el momento podemos opinar que estamos en total desacuerdo, pero como ya comentaron, una vez que nos encontremos en ese medio no sabemos con certeza cómo vamos a actuar. Como profesionistas quedará en nosotros escoger qué hacer y para quien trabajar. Siempre habrá quien no tenga problema alguno con trabajar para alguien inmoral. Como se expresa en el artículo, resulta fácil realizar este trabajo cuando se piensa en el consumidor como “el otro” y no como las personas que conocemos (familiares o amigos). Sin embargo, nuestros valores y nuestra ética nos estarán diciendo que no es lo correcto, que todos somos humanos y tenemos el mismo derecho de saber la verdad completa. Reside en nosotros escoger si hacemos lo correcto o lo que nos conviene.

GAMA dijo...

Hoy en día, nuestra sociedad se ha visto atacada por un sin número de ideas que pretenden hacernos creer que no existe nada malo en todo aquello que puedas realizar, mientras no te afecte y puedas sacarle algún provecho.
Nosotros tenemos bien claro lo que es bueno y lo que es malo. No podríamos sentirnos libres de culpa sabiendo que lo que hicimos no era lo correcto, aunque algunos pretendan ocultarlo. Todos los seres humanos fuimos dotados de conciencia que nos permite discernir esto y no existiría excusa alguna para quien pase los limites lo correcto.
Los diseñadores tenemos una poderosa herramienta de influencia hacia todos los tipos de niveles sociales, culturales y políticos; Por lo cual está en nuestras manos la decisión acertada o errónea que tomemos. No habría de que preocuparse si nuestras convicciones morales estuvieran bastante firmes, por lo cual quedaría solamente preguntarnos ¿me sentiré realmente satisfecho con lo que voy a hacer?, ¿Estoy defraudándome a mi mismo y a los seres que mas amo por esto que estoy a punto de hacer? ¿Podremos acaso engañarnos nosotros mismos?
Nosotros decidimos que tan felices o infelices queremos llegar a ser a partir de lo que construyamos para nuestra vida.
No existe ninguna razón tan poderosa que nos obligue a romper nuestros conceptos, ni existe excusa alguna para el que así lo haga.

El tema presentado en este post es muy claro y no exige muchas explicaciones, en algún momento de nuestra vida sin duda alguna nos toparemos con una situación semejante y es ahí donde se pondrán a prueba nuestros valores primeramente como profesionales en nuestra disciplina y luego como seres humanos.

Somos arquitectos de nuestra propia vida, somos nosotros lo que tomamos las decisiones que más nos convienen.

“Seamos responsables por cada uno de nuestros actos”.

aliensoriano dijo...

La verdad lo que dice, no me impresiona mucho, esto, digo, lo vemos todos los dias, en los tiempos de ahora, ya la etica, en algunos disenos no la complementan,
a los diesnadores, algunos no todos, no les importa mucho, nomas sacan el trabajo por ganar dinero, o por que los obligan, pero si la verdad, la etica en el diseno, debe ser tomada en cuenta, por que hay mucha gente que si se da cuenta de lo que ve, y otra simplemente nomas lo ve, pero no le presta atencion a lo que esta viendo, pero si se les queda grabado en el cerebro, ya esto viene a lo que es mensajes subliminales en el diseno, y no me quiero salir de tema, en mi opinion, como disenador que voy a hacer, seria etico, pero hay diferentes modos de pensar y no podemos obligar a otros a que sean eticos, ellos deben de ver y darse cuenta por si solos, lo que es etica, si afecta o no afecta a la sociedad, y a las personas.

George TV dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jhony dijo...

La publicidad de eso se encarga de llamar la atencion del publico o cliente para llegar a su convencimiento total de algun ¨X¨ producto, y por ejemplo, uno como diseñador principalmente como MORALMENTE COMO PERSONA le estaria mal el hacer ese tipo de campaña o publicidad para el proposito de una venta, pero por eso pienso que muchos diseñadores llegan a utilizar mucho lo que son los MENSAJES SUBLIMINALES, para poder llegar a obtener aun mas con certeza el proposito del diseño, es mas subconciente, aunque de eso no se basa mucho la lectura pero considero que es la manera mas facil y menos notable a la Simple Vista pero asi cumple dos objetivos:

1.- El querer dar la publicidad que deseaba

2.- El poder vender el producto con mayor certeza (ejemplo)

Pero tambien considero que llega aser lo moral de cada quien como habia mencionado anteriormente, el diseñarlo para un bien o mal, eso ya es mas dependiente de la persona.

Pero una cuestion aqui muy importante: EL DINERO , THE MONEY

Ay el dinero lo tentador de todo, lo toman muchos como la mayor prioridad ante todo, y llega a ser la razon de que a uno ambiciado, no observe bien alrededor, de que si lo que esta vendiendo o diseñando en este caso es beneficiario o no lo es.!!!

Diana dijo...

Creo que es un tema muy polémico, son cosas que vemos a diario la publicidad y la mercadotecnia nos rodea, opino que todo eso está mal el engañar, chantajear a la gente a comprar cosas que no sirven, o cosas que no necesitan más lo compran porque esta bonito y todas las demás personas lo tienenclaro que tenemos que hacer que se vean más vistosas y agradables para el publico pero no en tal grado que juegue con la mente .

Todo esto tiene un enorme impacto en la sociedad y se manifiesta en todos lugares en todas las personas y va mucho mas allá de lo que muchos creen. Esta en nosotros los diseñadores de las nuevas generaciones y en aquellos que ya llevan tiempo en no solo vender productos baratos si no crear conciencia sobre temas en la actualidad, ser una mejor persona tener una mejor calidad de vida y conciencia de que a las personas que queremos vender estos productos podrían ser nuestros padres, hermanos, hijos y que es algo que quedara en nosotros para siempre.

Creo que es cuestión de la formación de cada quien y sus valores, claro que seremos diseñadores gráficos en un futuro no muy lejano y debemos concientizarnos y no solo pensar en el dinero sino también en la vida de miles de personas que recaen sobre nuestras manos al crear esa publicidad buena o mala, al final está en la decisión que haremos como ser humano y futuro profesionista.

dama.veneno dijo...

Pienso que este articulo nos hable de lo que realmente se nos ofrece a nosotros como consumidores. No nos ofrecen productos, sino estafas. Parece que no afectan a nadie, que son inofensivos, pero afectan mas de lo que parece. Nuestra sociedad esta llena de masas que creen en todo lo que dicen, y se dejan llevar por las apariencias, y se aprovechan de esto para vendernos producto, aun estando conscientes de como nos afectan. Pero los culpables no son solo los que crean los productos, sino los IDGD y LDG, ya que como mencione, la sociedad se deja llevar por las apariencias, y estos son los que se encargan de darle las apariencias mas atractivas a estos productos para que llamen la atencion de las masas y puedan vender su producto a cualquier precio. Reflexionemos un poco al respecto, es esto lo que queremos realmente para nuestro futuro. "Hoy somos estafados, y manana somos estafadores".

Good.old-fashioned.loverboy dijo...

Considero bastante obvio que la enorme mayoría de nosotros responderá ‘Yo jamás diseñaría para alguno de esos casos’, y confío en que todos cumpliríamos con nuestra palabra... en la primer ocasión de ese tipo que se nos presentara.
Pero resulta, damas y caballeros, que esas situaciones no serán aisladas ni se nos presentarán una sola vez en la vida como pruebas de nuestra integridad.
Permanentemente por el resto de nuestras carreras nos toparemos con clientela de esta índole que buscará hacer publicidad que falsamente enaltezca la calidad del producto o servicio que ofrezcan. Cada vez que decidamos obedecer a nuestra conciencia y declinar estas ofertas, estaremos perdiendo virtualmente dinero, relaciones laborales y oportunidades de desenvolvernos en los ámbitos que realmente nos interesan y convienen.

No creamos tampoco que al negar nuestros servicios a las fuerzas del mal -por así llamarlas- lograremos frenar sus siniestros objetivos. Inmediatamente habrá alguien dispuesto a diseñar la publicidad que nuestra integridad no nos permita, ganando un sueldo que nosotros habremos dejado ir.

Este panorama es bastante gris.

Bueno, pues tener integridad nunca será fácil. El mérito no estará en rechazar la primer oportunidad de realizar este tipo de publicidad. Estará en rechazar cada una de las oportunidades que le seguirán. Estará apegarnos a nuestros principios y hacer lo que tomamos por correcto.
Incontables veces nuestros esfuerzos parecerán inútiles ante un mundo que aparenta no tener conciencia ni valores morales. Pero jamás serán inútiles.

Jamás deberemos olvidar que cuando nos neguemos a diseñar para esta clientela estaremos creando conciencia, estaremos demostrando que aún existen personas que ponen en lo más alto sus valores, estaremos inspirando a otros con nuestras acciones. Estaremos siendo el tipo de personas que necesita la sociedad. No cambiaremos al mundo entero, no salvaremos naciones ni se nos otorgarán premios Nobel por ello. Pero sí marcaremos una diferencia en nuestro entorno más íntimo, en las personas que nos rodean y trabajan directamente con nosotros. Demostraremos que somos más que simples diseñadores en busca de unas cuantas monedas a cambio de nuestra alma, demostraremos que somos personas íntegras con el poder de discernir y actuar según nuestro criterio.

Recordemos además que no estamos desarmados. Esa misma publicidad que criticamos en este caso puede ser contrarrestada con su contraparte positiva. Uno decide qué cara de la moneda ver y con cuál quedarse. Podemos aceptar que es inútil pelear contra el mundo sin escrúpulos y es preferible ingeniárselas para hallar la manera de sobrevivir en él o podemos hacer la diferencia que tanto se necesita.

La grandeza de una persona se mide constantemente por lo poderoso de sus aliados. ¿No es acaso lo poderoso de los enemigos que elige lo que debe admirársele?

Veritas Odium Parit.

-R.S.V.G.

HannaKannibal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
HannaKannibal dijo...

Comienzo citando el ensayo de Milton Glaser titulado: Ambigüedad y Verdad; “decir la verdad es esencial para la supervivencia humana.” Y si bien después de leer el texto se que puedo contestar con mas argumentos a tal comentario.

En primera, efectivamente, como narra el autor, nos vemos mas sumergidos en un mundo de distorsiones, que probablemente no sean mentiras totales, pero si distorsiones, como en el caso de la pomada o del queso que menciona en la lectura; pero también nos explica con claridad que si bien no estamos del todo involucrados con la fabricación de esta distorsión, aun así formamos parte porque contribuimos a su elaboración como diseñadores de dicho producto, cuanto trabajo nos ha de constar mantener dicho argumento con la verdad?.

La ética, el determinar lo correcto o lo incorrecto de algo, es personal ya que para lo que algunos puede ser incorrecto para otros no, así que en definitiva, creo que no existe una respuesta correcta a tal dicho “Camino al infierno”.

Pero por otra parte, nuestra profesión no es nuestro único rol ante esta sociedad, de hecho formamos parte de los consumidores de otros trabajos elaborados por diseñadores, y a cuantos de nosotros no nos resulta frustrante consumir ciertos alimentos, o productos que no satisfacen las necesidades que especifican en su publicidad? Y pienso yo que, al formar parte de la elaboración de cierto producto, que aunque no mienta, si distorsione la realidad, acrecentamos a un más el numero de personas de las que puedo jurar al menos una vez al día nos quejamos.

Un ejemplo claro es, las hamburguesas de McDonald’s, las famosas “Big Mac” que si bien, para algunos puede ser una hamburguesa riquísima, otros claramente nos damos cuenta del engaño que sufrimos al observar como un producto que en su publicidad tiene un tamaño grande y 3 pisos perfectamente suaves, recibimos una hamburguesa pocket que nos cabe en la palma de la mano y nos sobre, sin tomar en cuenta que normalmente esta aplastada.

Y eso solo por mencionar un caso; Nosotros como diseñadores podemos hacerlo casi todo, y creo que muchos de aquí estaríamos de acuerdo en elaborar cualquier producto para la gente, siempre y cuando se nos page por el trabajo y cumpla con las necesidades de dicha empresa, pero hasta que punto esas necesidades se convierten en nuestras propias necesidades que sin duda, consumidas por nuestra familia, vecinos, amigos y por supuesto por nosotros mismos.

Respondiendo a las preguntas elaboradas creo que en todas dudaria bastante antes de aceptar el trato, y opino que todas son tan reales, y faciles de elaborar que muchos darian como respuesta un si.

George TV dijo...

La controversia, muchas veces resulta ser el mejor mercado,
¿ Cúantas veces no hemos escuchado tantas cosas, que comienzan como una gran controversia, y temrinan siendo parte de la historia popular?

Un ejemplo grandisimo, seria el plomo en los jugetes, miles de personas regresaron juguetes a la compañia Matel, creando una cuenta grandisima de devoluciones a la compañia, lo que llevo a sucidarse al dueño de dicha compañia, esta noticia fue de gran impacto y muy sonada, puesto a que cargaba mucha controversia, lo mismo sucede en el diseño.

Siempre existira un pequeño balance entre lo que es bueno y lo que es malo, muchas veces las decisiones correctas, no son las más sanas, el que un producto sea de una mala procedencia, que tenga un aire de suciedad, muchas veces implica en detenerse ha realizar algo, pregunto yo:


¿ Ácaso no es anti-etico comprar pirateria ?
¿ Descargár programas piratas y musica?

Si un diseñador comete algunas de esas fallas a la sociedad, pues
¿Por qué debe sentir remordimiento al crear un diseño a una compañia que tenga manchas en el camino?

Lamentablemente, yo soy una persona, que tiene valores inculcados,pero,lamentablemente, trabajo es trabajo, dinero es dinero, muchas veces es mas grande la necesidad que la intención.

La verdad, no creo que un diseñador dañe a alguien, Sí, apoyamos la venta y promocion de un producto por más malo y por mas que afecte a la sociedad, pero para ser honestos, creo que existen cosas PEORES que un producto, y que no necesariamente necesitan de publicidad para pasarse de persona a persona.

Que es bueno que es malo, que es correcto que es incorrecto, es una controversia que va mas a criterio personal, para mi el color verde puede ser el mas feo del mundo, para otro puede ser el color que represente la vida, lo que es bueno para otros, para muchos puede ser lo peor, para algunos, lo mas tosco y grueso es lo mas bello, hacer o no hacer, todo es en base a criterio personal.

Odio como las cosas mas faciles, suelen ser las mas dificiles.

Felipe.O.F dijo...

Probablemente esta es una de las cosas que más odio del diseño, hacer cosas que no me gustan, pero que por dinero y reputación tengo que hacer.

"¿Realmente estoy disupesto a engañar a la gente y arriesgar sus vidas con tal de obtener una ganancia?"

Pues la verdad ese es nuestro trabajo, disfrazar la realidad, hacer que todo se vea bello aunque no lo sea. Es irónico que aunque odiemos mentir lo tengamos que hacer para sobrevivir.

Leí todo el artículo de Milton Glaser, en el cita un comercial de una crema para tratar la Artritis donde aparece una joven dando su testimonio, y que en la parte de abajo aparecía un pequeño anuncio que decía que los efectos pueden variar en cada persona; esto me recordó al comercial de las pastillas Asepxia para el tratamiento del acné que al igual que la crema para la artritis los efectos varían y hay casos en que las pastillas ni siquiera funcionan, en cambio empeoran las cosas. Es gracioso ver como las empresas se las ingenian para vender cosas que ni siquiera funcionan, pero lo es aún más ver como la gente se deja engañar por testimonios falsos en su televisor o imagenes bonitas en un aparador.

doomfable dijo...

Es increíble como en la actualidad la gente es manipulada por la publicidad en casi todo, y es cierto que todos nosotros hemos sido víctimas de eso, aunque sea inconscientemente. Y es algo que parece no tener remedio ya que para un diseñador grafico, pues, eso es su vida, de eso se sostiene. En mi opinión, la ética no existe en ese tipo de personas, ya que ellas están conscientes de lo que están haciendo, sin embargo de ahí no van a salir, de ese circulo en el cual están encerrados. Obviamente, un diseñador tiene que conocer el producto para posteriormente diseñar el tipo de publicidad por el que se vaya a mostrar al público, y ahí es donde tenemos la prueba de que por tal de tener capital se diseña algo para que sea mostrado de una forma, cuando en realidad es otra.
De plano la sociedad está muy jodida, ellos siguen mostrando y vendiendo cosas que no sirven, de muy mala calidad, etc., y nosotros seguimos comprando y comprando aún sabiendo que estamos en las mismas; yo creo que aunque se quiera poner una solución a todo esto, no se podrá, porque en realidad de esto se trata, vender-comprar, nuestro "ciclo de vida". Ahí tienen ejemplos como las hamburguesas, nos las muestran de una forma cuando en realidad son otra, pero esto que les preocupa a la gente que las vende, ya que pues ellos saben que les seguiremos comprando, y eso es solo un pequeñísimo ejemplo y muy insignificante... comparado con casos en los que el producto resulta dañino para el público, los cuales son demasiados. En fin, si así seguiremos pues... ¿qué podemos hacer? Bueno pues si escuchan a alguna persona decir que se murió fulanito por probar tal producto, pues no lo compren y ya, aunque se vea bonito, hagan caso.

plasticpassion dijo...

La Ética en nuestra Profesión debería ser algo vital e
indispensable a la hora
de realizar la elección de algún
proyecto laboral, ya que al dedicarnos al medio publicitario
tenemos una influencia
muy fuerte en lo que es el comportamiento de la sociedad.

Retomando un poco lo que venia en el articulo de Milton Glaser me resulta poco razonable que al estar conscientes de que la mayoría si no todos lo que consumimos hoy en día (como la dichosa crema para las artritis por decir algo)resultan ser un total fraude y no sirven para nada, mas sin embargo al estar conscientes de todo ello la sociedad nos hemos vuelto tan apáticos & seguimos ese circulo vicioso en el cual sabemos que es mentira lo que nos venden & continuamos adquiriendo & adquiriendo los productos.

Creo que la responsabilidad
esta en cada uno de nosotros
como futuros profesionistas el saber si estamos dispuestos
o no a seguir engañando & perjudicando a la sociedad a cambio de un poco de éxito & posicionamiento en el ámbito laboral.

En lo personal considero que no trabajaría en ningún proyecto que vaya en contra de mis ideales o valores, aunque igualmente estoy consciente de que quizás al tener la necesidad de mantenerme económicamente me lleve a trabajar en alguno que otro proyecto con el cual no este de acuerdo, en fin..

esme dijo...

En la actualidad siempre habrá personas que exageren algunas cosas para poder vender y todos sabemos eso, lo vemos día con día, en la televisión, espectaculares, etc. El articulo no es algo nuevo para mi ya que estamos en una sociedad donde desgraciadamente los valores éticos han ido disminuyendo. Como sabemos la ética varia de persona a persona, todo depende de la educación que se la haya inculcado, al realizar un trabajo se vería reflejado el nivel de ética que tiene, es decir a mi punto de vista yo nunca haría un trabajo que pusiera en peligro a mi familia. No haría ningún diseño que estuviera expresando algo falso. Pero se que a pesar de lo que digo ahora talvez más a delante todo lo que piense ahorita cambie, ya que siempre en el mundo del diseño se van a exagerar las cosas, solo en el ámbito comercial. En cambio un diseñador puede realizar varios trabajos, no solo algo que sea directamente mercadotecnia, talvez si tenga mucho que ver la mercadotecnia con el diseño, por ejemplo un diseñador puede realizar tal diseño y al momento de ser entregado a las personas que se los haya pedido, este no le agrade del todo y pida cambiar, algo, que al diseñador talvez no le guste pero como esta comprometido con el cliente tiene que realizar lo que se le pide, eh ahí cuando se cuestiona si hacer lo correcto que seria hacer un diseño de un producto tal cual es o exagerar el diseño para poder ser un diseñador profesional que cumple su trabajo.

Es algo contradictorio, ya que por un lado tienes que ver tu ética y a la vez ver que para poder vender muchas veces se tiene que exagerar algo, al igual que para poder sobresalir en este ámbito se tiene que hacer lo que se pida no siempre se va a hacer lo que nosotros pensemos que este bien. Muchas veces nos vamos a tener que cuestionar si realizamos un diseño para tal cosa, o si no lo realizamos, y ver que es lo que estaríamos ganando y a la vez ver que es lo que estaríamos perdiendo. Se que en la publicidad siempre va a ver exageraciones, si un producto es presentado tal como es, estoy segura que no se va a vender. Es ahí donde nosotros entramos, ya que nosotros solo realizamos el diseño en si no toda la imagen publicitaria, tendríamos que ver que es lo que haríamos para no caer en una falsedad.

En cuanto a lo que podemos reflexionar acerca de la ética profesional, es ver si estamos haciendo lo correcto o no, y ver cuales serian las consecuencias a nivel personal, de hacer algo que pensemos que no este bien. Como ya lo dije es algo contradictorio porque para vender tenemos que adornar la realidad.

GERMAN dijo...

Al leer este post, viene rápidamente a mi mente una gran duda basada en si de verdad el diseño es tan malo, pero me invita también a querer indagar mas en el asunto, mi conclusión es simple y sencilla, este tipo de engaños como los propuestos por Milton Glaser de la publicidad hacia una masa de gente nombrada por el marketing como posibles compradores, es el pan de todos los días en ciudades tan grandes e importantes como nuestra Tijuana, Empresas multinacionales y millonarias, generan ganancias inmensurables gracias a sus exitosas campañas publicitarias, mismas que generalmente no son mas que simples engaños visuales o psicológicos que nos hacen creer que su producto es mejor de lo que es.
Además de esto, es importante resaltar que los medios de comunicación como la televisión, la radio, Internet y todos aquellos anuncios colocados estratégicamente que vemos diariamente en vía publica no son mas que intentos de vendernos el producto que representan, la pregunta es ¿Qué tan cierto es dicho producto? O mas claramente dicho ¿Es realmente como me lo presentan? Estos productos pueden ser dañinos para la sociedad llegando algunos al extremo de causar asta la muerte.
En mi opinión particular el diseño no es solo eso, artículos como este nos hacen creer que estamos destruyendo al mundo a base de engaños y mentiras, pero que hay de los esfuerzos gigantescos que hacen grandes diseñadores para cambiar al mundo, o para hacer conciencia acerca del ámbito ecológico, y múltiples campañas verdaderas que solo pretender ayudar, y por que no decirlo, muchas otras que buscan vender productos realmente efectivos. No podemos encasillar al diseño como algo malo o engañoso, ya que realmente tiene grandes ventajas, ayudas y mejoras a las ciudades, países y al mundo entero.
Todo depende como lo ves, si el vaso esta medio vació o medio lleno.

Rocio dijo...

Hoy en día, la publicidad tiene cierto control sobre lo que la gente compra.
Muchas veces, y yo creo que a todos nos ha pasado, vemos un comercial de un producto que nos llama la atención, ya sea por sus funciones o por que se ve bonito, y lo compramos, pero luego nos damos cuenta que no sirve bien o no cumple con las funciones exactamente como en el comercial.
Siento que muchos diseñadores se dejan llevar por el dinero y hacen anuncios o comerciales para productos como esos, desde productos que no cumplan con lo prometido, hasta algunos que puedan dañar tu salud e incluso causar la muerte.
Es algo frustrante, por que no quieres gastar tu dinero en algo que no cumpla con lo que esperabas. Por eso creo que deberíamos ponernos en el lugar del consumidor.
Sin embargo, desde otro punto de vista, y no digo que sea correcto, ahora con el famoso TiVo y otros DVRs que nos permiten adelantar comerciales, deben hacer los comerciales más persuasivos por que hay menos probabilidad de que personas los vean, y no pueden arriesgar que no sea llamativo para el posible consumidor. Por eso, creo que por esta presión le dan otra forma a la verdad y 'omiten' información del producto que pueda perjudicar la venta.

Este tema me recuerda a un video que vi hace unas semanas, es un clip de la película ‘Crazy People’:
http://www.youtube.com/watch?v=OxZz-nXTeCs

La verdad en esos anuncios se va un tanto al extremo, pero si enfatiza como utilizan la publicidad para manipular a las personas y deberíamos de enfocarnos más en la verdad.

alan dijo...

Es cierto que hoy en día la publicidad ha jugado un papel muy importante sobre la toma de decisiones sobre nuestras compras, y que cada vez el nivel de competencia es mayor lo cual ha influido sobre el comportamiento y el carácter de la publicidad sobre las empresas.

Pero para poder analizar mejor esta lectura debemos de tener un claro conocimiento de la palabra “ética” la cual se refiere a una rama de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones que rigen al hombre en sociedad, ahora a que se refiere la ética profesional que es la ciencia normativa que estudia los deberes y derechos de los profesionales con estos dos términos nos podemos dar cuenta que la ética no es una ciencia exacta que nos dice que esta bien y que esta mal para todos, si no que cada individuo establece sus propios lineamientos de ética y esto significa que si para alguien una acción es éticamente correcta para otra persona no necesariamente sea así. Es aquí donde influyen muchos factores tanto internos como externos para que un profesional ya sea diseñador o mercadologo haga o comunique el tipo de ejemplos que el articulo nos menciona.

Yo creo que antes que nada debemos de tener bien planteados nuestras propias normas éticas y tener en cuenta que para cualquier empresa para la que laboremos tendrá sus propios lineamientos éticos y buscar que estos dos lineamientos vayan sobre el mismo rumbo para no caer en la decisión después de o hacer mi trabajo rompiendo mis principios éticos o no hacerlo.

anaid dijo...

Lo ideal sería un mundo donde el diseño respalde todo lo que representa un producto. Si son cigarros, resaltar una foto del humo que consume los pulmones de una persona relajada por ejemplo. Pero no lo hacemos porque la misma gente no quiere saber la verdad. Compra productos dañinos aún sabiendo que su consumo diario los puede destruir. Si aceptáramos la realidad de las cosas, muchos productos ni siquiera necesitaría el apoyo de un diseñador, porque la gente lo compraría por su mero valor. La misma gente ha contribuido a que los medios los engañen ya que pocos son los que revisan las características de un producto antes de comprarlo. Como dijo Milton Glaser, nos hemos vuelto apáticos con respecto a la publicidad y vivimos dentro de una sociedad que ha aceptado el engaño como un rasgo cultural.

La solución sería volver a la raíz, es decir a la honestidad. Si queremos un cambio en la manera en que manejamos el diseño y la publicidad, debe empezar con nuestra integridad. Nosotros como diseñadores tenemos esa grande responsabilidad, de ser éticos y optar por decisiones que apoyen el desarrollo de nuestro entorno. Por el momento, la mejor manera que se me ocurre es creando tu propia empresa, donde tu tengas la oportunidad de diseñar por el arte de diseñar.

No podemos cambiar al mundo, pero si podemos diseñar un mundo mejor.

anaid dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel dijo...

Creo que el tema no es nada nuevo y que sabemos lo que nos puede pasar si compramos un producto pero muchas veces no nos importa y de todos modos lo compramos.
En el mundo en que estamos viviendo en estos momento donde todas las personas son visuales y que ya no dan importancia a la razón y se dejan llevar por lo que les dicen los medios, por eso la publicidad tiene que llamar más la atención y tienden a mentir o a exagerar al momento de darle promoción a un producto, en la actualidad la ética y los valores en la publicidad han ido disminuyendo y creo que este es el principal tema del post por que podemos hablar sobre la ética y decir lo bueno y lo malo de la publicidad pero muchas veces al estar ya trabajando y al estar en el ambiente laboral ya cambian las cosas por que lo vemos de otra perspectiva por el beneficio nuestro por el dinero, por que paguen bien y el trabajo es trabajo y creo que muchos concordaran conmigo y por mal que esté muchas veces lo vamos a hacer.
Este un tema que pienso yo es muy contradictorio por que puedes pensar que algo sea bueno pero puede que para otros sea mal o viceversa.

Kenyoru dijo...

Hoy en día la publicidad es un factor importante dentro de la sociedad, ya que esta comunica a la sociedad distintos mensajes que a veces también pueden crear fenómenos dentro de la misma. Por esto mismo Milton Glaser nos trata de explicar que la publicidad puede tener dos filos y el uso de esta solo depende de nosotros, un mensaje publicitario que nosotros creemos, puede comunicar algo importante a mucha gente así como también hacer daño o engañar a mucha gente. Muchas empresas crean publicidad maliciosa que tiene el fin de vender productos que hacen daño a la salud haciéndolos ver como un producto que hace completamente todo lo contrario. Desde mi punto de vista este es un hecho lamentable al que nos enfrentamos hoy en día y muy difícil de solucionar ya que hay miles de millones de personas que se dedican a hacer este tipo de publicidad. Acerca del decálogo del infierno, pienso que todas esas preguntas intentan concientizar a los diseñadores de lo que puede provocar una publicidad maliciosa. Yo no estaría dispuesto a realizar ese tipo de publicidad, ya que prefiero conservar mi prestigio que ganar dinero sucio. Creo que los diseñadores gráficos podemos tener una gran influencia sobre la sociedad y eso nos da una responsabilidad muy grande.

Ciao-Lily dijo...

Desde tiempos atrás hemos buscado la manera de llamar la atención, sobre todo cuando de vender se trata.

Pienso que como todo en la vida, siempre existe la forma correcta de hacer las cosas y el camino equivocado. Pero ¿Equivocado para quién? ¿O qué es lo moralmente correcto?

Nunca tendremos la repuesta correcta de qué esta bien o qué está mal, por eso este tipo de situaciones provocan polémica y controversia. Habrá quienes piensen que todo se vale con tal de vender o tener un trabajo que deje dinero o también puede ser que sientan que esto es éticamente incorrecto por que sería como robar o mentir.

Yo no tengo una respuesta a esto, pero pienso que es algo que nunca haría ( digo "pienso" por que más rápido cae un hablador que un ciego) pero en realidad robar o mentir no está en mis planes a futuro ni estarán.

Existe una película que trata este tema ( LADRÓN QUE ROBA A LADRÓN.... una película mexicana no muy buena por cierto), en la que dicen que el fín justifica los medios, pero siempre y cuando se mantenga en secreto, pero también dicen que no hay secreto que dure cien años.

Mejor no hay que arriesgarnos y vivir una vida pacífica fuera de el engaño y la mentira.

Maricruz Cuevas dijo...

¿Qué hay de la primera parte del artículo de Milton Glaser?, justamente habla de que depende de que ángulo veas las cosas, refiriéndose a la pintura de Leonardo Da Vinci. Y dependen de las circunstancias y de las características de cada caso con las que vas a ver cada situación.
Yo Pienso que al tratar de involucrar la parte emocional, nos lleva a pensar en muchas cosas, pero ¿que tan involucrados en realidad estamos en el acto?, ¿Qué tanto conocemos a nuestro cliente y su producto? O mejor aún, ¿Quién resulta ser nuestro cliente, el dueño del producto o el consumidor final?
Quiero pensar que trabajamos para una empresa de publicidad, que estamos con el tiempo medido y muchas veces, ni siquiera estamos informados en el momento de la publicidad de los pros y los contras del producto, se nos da una orden y hacemos un muy buen diseño, después de hacerlo nos damos cuenta que el producto es totalmente chafa, ¿es acaso eso falta de ética profesional?
Lógicamente un comerciante o una marca siempre van a buscar la forma de vender su producto, y muchas veces, los diseñadores buscaremos la forma de posicionarlo en el mercado de una forma estratégica, digo, tan es así que si vamos a una tienda electrónica, vemos 100 diferentes televisores y todos nos dicen que es el mejor, generalmente terminamos comprando el más bonito, sin importarnos los datos técnicos de las especificaciones, como el consumo de luz, vida útil del aparato. ¿Qué tanto hemos sido engañados si compramos algo sin informarnos de sus características completamente? Yo pienso que se debe tomar en cuenta la susceptibilidad del público pero no subestimar su capacidad de decisión, definitivamente la publicidad tiene un gran impacto, pero el que finalmente decide es el consumidor.
El Decálogo del Infierno me pareció algo así como los mandamientos a los que no debemos faltar, son completamente drásticos todos, no por ello inexistentes en posibilidades. En lo personal, yo trataría de no participar en ningún caso que fuera en contra de mi ideología, que estuviera involucrado directamente contra la integridad física y mental, así como falta directa a alguna ley. Creo que tampoco trabajaría para instituciones religiosas o partidos políticos, aunque comulgue con sus principios. Aunque eso creo que no es un valor ético, preferiría mantenerme al margen de “empresas” que generen tanta polémica.
En cuanto a la ética profesional, vuelvo al principio, depende de cómo veamos las cosas, la ética profesional es distinta a la moral de cada persona, se debe tomar en cuenta que aunque algo a mi no me cause ningún conflicto moral, quizás al público al que van dirigidos mis diseños sí, es por eso que se debe buscar ser lo más objetivo posibles; en muchas ocasiones el diseño gráfico es solo el portador de un mensaje y no el emisor.
Un diseñador debe saber que muchos de las propuestas de trabajo no las va a poder realizar en un cien por ciento a su gusto y juicio, ya que se tiene que tomar en cuenta la opinión del cliente. Es por esto que yo pienso que un diseñador gráfico debe tener una mente abierta para todos los temas que le pidan tratar para así ser lo más profesional que se pueda.

Y lo anterior, es meramente una opinión personal.

Raquel =] dijo...

Es cierto que en la actualidad vivimos entre mentiras, o si bien quieren llamarlo de otra manera, “publicidad”, “técnicas de mercado”, “política”… que muchas veces no es mas que una estrategia para vender o hacer que la gente crea que algo es útil, cuando probablemente nunca ha sido, ni será de utilidad para nadie. Pero aun así me pregunto, ¿es culpa de las personas que diseñan esas mentiras?, ¿o de la gente que las cree, o se conforma con ellas haciéndolas parte de su vida? Y es que no me parece lógico, el pensar que miles de personas que conforman una población, se dejen llevar por unas cuantas personitas que rigen algún país o comunidad a base de mentiras. Es muy interesante el saber que aunque pienso así, soy parte de la población viviendo entre mentiras, y que seguramente alguna de ellas me ha convencido en alguna ocasión, por que nadie es inmune a ellas, ni siquiera el que las fabrica, ya que probablemente al final del día, termina convenciéndose a si mismo, que el engaño que fabrico, es mas bien una “visión desde otro ángulo”.

Todos podemos reconocer el dicho: “no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”, ahora mi pregunta es, ¿realmente pensamos eso antes de hacer algo? Como diseñadores, debemos pensar que si somos los creadores de alguna mentira, bien podríamos ser victimas de ella también, a mi parecer tenemos una grande responsabilidad en la sociedad, talvez no tanto como la de un medico, pero de igual manera, somos una parte importante de ella. Por otro lado, ¿Qué tan bajo puede caer uno a causa de la necesidad o la ignorancia?

En cuanto a las preguntas expuestas en la lectura, que me dejaron pensando por un largo rato, seguramente ya existe publicidad para productos como esos en el mercado, ya que aunque todos los diseñadores al estar concientes de este tipo de situaciones, deberíamos poder responder firmemente no, hay muchos otros que se dejan corromper por el dinero, fomentando a lo que en nuestra sociedad podemos llamar “corrupción”. Pero, ¿Qué sucede cuando uno mismo no esta enterado de la situación del cliente? ¿Qué tal si estamos siendo engañados? ¿Será que solo debemos de trabajar con personas a las que conozcamos, o al menos tengamos noción de su empresa? Y estoy segura que estas interrogantes no solo se les presentan a los diseñadores, pues al ser un profesional, sea cual sea la carrera de nuestra elección, tenemos un compromiso de ética con nuestra sociedad.

Y puede que la palabra ética sea fácil de reconocer, pero ¿sabemos como ser éticos? ¿Cuando serlo? ¿Sabemos lo que realmente la ética significa? ¿O solamente es una palabra mas en nuestro vocabulario?....

Anónimo dijo...

No cabe duda que es un tema muy controversial para el ambiente del diseñador grafico por el contenido, que en cierta forma nos hace pensar ¿estamos haciendo lo correcto al hacer nuestro trabajo? Obvia mente esto va diseñado con más enfoque a lo que es la publicidad que es una forma masiva de persuadir a las personas que quieren comprar un producto, pero aun así se compra el ya mencionado, y se vuelve en un círculo vicioso de comprar lo nuevo, lo bonito, lo moderno, lo fashion y todas las características que se le puedan dar a un producto por más dañino que sea o más peligroso. Esto me hace pensar que tenemos la obligación de crear cosas que sean honestas para hacer un cambio radical en el planeta aun que sea difícil.
Por otra parte, creo que el diseñador no tiene la culpa del contenido, si no las empresas que tienen sus propias políticas de persuasión las cuales no puede destruir el diseñador.

luis angel x) dijo...

No cabe duda que es un tema muy controversial para el ambiente del diseñador grafico por el contenido, que en cierta forma nos hace pensar ¿estamos haciendo lo correcto al hacer nuestro trabajo? Obvia mente esto va diseñado con más enfoque a lo que es la publicidad que es una forma masiva de persuadir a las personas que quieren comprar un producto, pero aun así se compra el ya mencionado, y se vuelve en un círculo vicioso de comprar lo nuevo, lo bonito, lo moderno, lo fashion y todas las características que se le puedan dar a un producto por más dañino que sea o más peligroso. Esto me hace pensar que tenemos la obligación de crear cosas que sean honestas para hacer un cambio radical en el planeta aun que sea difícil.
Por otra parte, creo que el diseñador no tiene la culpa del contenido, si no las empresas que tienen sus propias políticas de persuasión las cuales no puede destruir el diseñador.

Martha dijo...

Milton Glaser nos presenta un tema contradictorio que nos llega hacer reflexionar sobre el medio más persuasivo como él lo menciona la publicidad.

En primer término nos hace saber que un objeto puede ser observado desde diferentes puntos de vista y que puede expresar diferente ideas dependiendo de la perspectiva que posee cada individuo. Después nos demuestra que la verdad en realidad es una mentira distorsionada y que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad. También nos permite reflexionar entre la ética y la moral que cada diseñador posee. Y la manipulación que puede llegar a tener el marketing o la publicidad sobre los consumidores.

Pero esto no significa que la publicidad o los diseñadores sean malos de hecho hay publicidad o diseñadores enfocados a vivir o tener un mundo mejor, ha tener un mundo donde tal vez gracias a hacer conciencia en la gente a través de la publicidad se logre cambiar la actitud del consumidor.

Realmente depende de ¿Qué tanto estoy dispuesto a caminar hacia el inferno o el purgatorio? Es decir que tanto estoy dispuesto a regirme por mi moral o mi ética como profesionista y hasta que punto soy capaz de dañar a los demás.

Con respecto al decálogo del infierno en lo personal no estaría dispuesta a perjudicar a mis semejantes o su entorno para llegar a tener éxito pues algunos de los puntos de vista expuestos me parecen delicados. Tal vez yo no haría todo el camino mas en su momento quizás llegue a realizar parte de el por que a final de cuenta el trabajo es trabajo claro todo tiene sus limitantes yo no podría llevar un cargo de conciencia que no me permita continuar con mi vida tranquilamente, es decir, yo no quebrantaría mi ideales.

Para terminar lo que se puede llegar a reflexionar es que la ética profesional muchas veces está sujeta a lo que el cliente quiere y no realmente a la moral y principios éticos del diseñador. Que en última instancia será este quien tome la decisión de participar o no con el proyecto que se le presente.

Erick dijo...

Se me hizo muy interesante este blog ya que me hizo reflexionar mucho, de como la mayoría de las veces nos dejamos llevar por cantidades de dinero en lugar de utilizar nuestra conciencia a la hora de realizar ciertos trabajos.
Es muy triste ver como, mediante fuertes campañas de publicidad grandes compañías que en realidad lo único que hacen es dañar a los consumidores se enriquecen día a día, debido al fuerte impacto que estas mismas campañas publicitarias ejercen sobre la gente.
Yo pienso que lo importante es que cada uno utilice su ética profesional y en lugar de dejarse llevar por sumas cantidades de dinero, trabajar mediante sus propios ideales y creencias.

Ya que al final de todo, son los diseñadores los que cuentan con los recursos para poder llevar a cabo todas estas campañas publicitarias, entonces esto genera una mayor responsabilidad sobre los mismos.

/F.e.r/ dijo...

“No hay mayor mentira que la verdad mal entendida.” diría William James, La verdad a medias, básicamente es el pan de cada dia, estamos tan habituados a ésta situación que suele resultar irrelevante. En lo personal soy un amante de la persuasión, hay que persuadir, no dictaminar, desgraciadamente siempre está la otra cara de la moneda. Una actividad publicitaria, en teoría, tiene la responsabilidad de orientar y buscar un beneficio común, pero en la práctica eso es simplemente irrelevante en muchas ocasiones. La moralidad es ciegamente destrozada, y digo ciegamente porque realmente ni siquiera lo tomamos en cuenta la mayor parte del tiempo, nos hemos acostumbrado al uso de distintos mecanismos para seducir al cliente, para envolver en una fantasía colorida y placentera al “objetivo”. El factor humano como tal, pasa a segundo término, los obligados “Aliméntate sanamente” o “Fumar es causa de cáncer” son parte de políticas ya establecidas, un simple formalismo.

El decálogo no es exagerado en verdad, simplemente nos plantea situaciones a las que probablemente nos lleguemos a encontrar, y en cuanto a las respuestas que daría me limito a decir que son totalmente circunstanciales, en ocasiones podremos darnos el lujo de rechazar proyectos por no compartir los fines que persigue, pero el resto de las situaciones seremos cuestionados una vez mas en el departamento de moralidad y economía, ¿cuál prefieres?.

Como diseñadores tenemos el compromiso de dar testimonio gráfico de una realidad actual, de crear conciencia, aun cuando las corporaciones que rigen el mundo econopolíticamente nos obliguen a entregar trabajos distorsionados (es decir, mentiras), nosotros tenemos que utilizar la persuasión para lograr un bien, Tenemos que buscar la forma de mantenernos centrados a pesar de la agobiante presión consumista que nos azota ahora con mayor fuerza que nunca gracias a la globalización. La persuasión, en lo personal, la considero una de las herramientas mas fuertes que tenemos como diseñadores. En una ocasión encontré un libro que se titula “How To Be a Graphic Designer Without Losing Your Soul” de Adrian Shaughnessy, me parece una excelente herramienta para poder ser un diseñador con una formación integral, es decir, con valores y principios benéficos para nuestra sociedad.

[Niña Maravilla] dijo...

La argumentación del texto me parecio muy atinada, desgraciadamente hoy en día asi se maneja la publicidad a costa de lo perjudicial que llegue a ser un producto que nosotros mismos hayamos diseñado. Bien es cierto que uno como diseñador debe de estar siempre a la vanguardia lanzando nuevos productos y compitiendo en este mercado pero hasta cuando llegaremos a hacerlo por dicha situación.

Y bien cierto el punto de que nos haga reflexionar "El Decágolo del Infierno" de como podemos llegar a ser profesionistas y tener una ética bien establecia con el tema.

El caso es que solo vemos la perspectiva de el fabricante y no del consumidor, tenemos que lograr llegar a un punto de equilibrio donde uno como diseñador haga un buen trabajo sin perjudicar a nadie y que lo principal aunque sea "frivolamente" atacado; que este vigente y a la moda y que al consumidor le llegue tal cual como es el producto sin estafas ni mentiras, pero muchas de estas creencias son aludidas ya sea por lo cotidiano o por que ya lleva un orden previamente establecido al momento de diseñar un producto y sacarlo al mercado, en fin aun seguiremos en la espera en el que algun momento el diseñador ya no recurra a este tipo de engaños.

Kretzer dijo...

Aunque la publicidad de cierta manera afecta el comportamiento de las personas, para mi el Diseñador no esta enviando SU mensaje, esta interpretando el mensaje de alguien mas, haciendo su trabajo.
Aun asi, en algunos casos personalmente, podria decidir negarme a realizar un trabajo que en mi opinion, podria causar bastante daño colatera, y simplemente salirme del asunto con las manos limpias.


Tal vez terminaria diseñando la mayoria de los ejemplos que se muestran el post. Algunas veces en mi opinion simplemenete se deben ignorar detalles pequeños para sacar el trabajo adelante. Aun asi, algunas cosas en parte me parecen demasiado.
No anunciaria algo para la persona que forza a niños a trabajar, no diseñaria algo que directamente me parece repulsivo, cosas asi.
Pero en cuanto a las cosas como el cereal, o el producto que puede provocar la muerte. Todos eso ya estan en el mercado. Yo se que el cigarro y el alcohol con dañinos, la demas gente lo sabe tambien, pero aun asi muchos lo consumen; Educar, no es el trabajo de un diseñador. Estas personas lo consumen bajo su propio conocimiento de lo que estan haciendo.

ll u v ii aaa dijo...

Me pareció por un lado una lectura interesante pues creo que cada vez vamos peor sobre el como manejamos la realidad, como mediante el cambio de las palabras “no mentimos” pero si encubrimos la verdad entre tantas cosas que se pierde, recurso que se utiliza muy comúnmente como se menciona en el blog, en los discursos políticos, además un diseñador maneja muy bien la percepción de la persona pues por un lado le muestra la situación pero realmente no refleja la información por completo, creo que el trabajo del diseñador seria mas complicado si las personas se pusieran en ocasiones a analizar la publicidad que les están enviando, pues si bien no todos confían en la publicidad son pocos los que se cuestionan lo que se menciona, pues cuando dicen “este producto funciona mejor”, pero mejor en cuanto a que, en comparación de que, es ahí donde debemos de prestar tal vez mayor atención como consumidores o como personas pues incluso un grafico nos puede engañar de esta manera, puede representar mucho pero en cuanto a que, es por eso que ya sea que los diseñadores realmente sean sinceros y manejen la verdad como un recurso a su favor no en su contra pues si se llegara el momento de que las personas sean mas observadoras su trabajo puede venirse abajo si el diseñador no encuentra mayores recursos.
Creo que la clave esta en encontrar la forma en que la verdad de un producto pueda ser su mejor promoción, que las mentiras no se vuelvan el recurso principal las cuales incluso ni siquiera reconocemos pues cada vez las vamos cambiando a mentiritas de tal manera de pintarlas como algo menos feo.
Además estoy completamente de acuerdo en el hecho de que es más difícil cuando un diseñador toma en cuenta que puede que le afecte directamente, es decir que su familia este en contacto con esta publicidad pues en la actualidad se maneja a las personas como algo general y no como lo que son, tal vez nuestro reto sea este el ver a las personas como lo que son pues entonces si no creo que estemos dispuestos a matar a alguien con algún producto amenos de que no tengamos algo de escrúpulos.

Genesis Melissa dijo...

Este artículo se me hizo interesante porque te hace reflexionar y ver en como las cosas han cambiado para los diseñadores desde que la importancia es solamente lo económico, desde el punto de vista de Milton Glaser que nos habla de la experiencia y hechos que visto y vivido acerca de los engaños que hay en el diseño, te hace pensar en que harías tu en estas situaciones y si en verdad para conseguir beneficencia económica o reconocimiento solo porque hiciste un trabajo artístico muy bueno vale la pena, si en realidad sabes que el producto que das a mostrar a otras personas es malo para ellos mismos y aun así sigues con el proyecto solo para beneficencia tuya y del cliente, supongo que ya son los valores y morales de cada quien porque bien cuando haces tu trabajo es por lo que el cliente demanda lo que quiere y si sabes que lo que quiere que transmitas es un engaño y mentira ya depende de ti mismo, podemos ver ahora en la actualidad que muchos de los anuncios que se transmiten por medios de comunicación pueden verse verídicos, pero en realidad nunca podemos saber si el mensaje que transmiten es verdadero, creo que ahora muchos se han dejado llevar solamente por la buena paga de sus trabajos y no porque sabe que lo que trata de transmitir en sus proyectos afecte a otras personas, creo que este tema es muy controversial en la actualidad porque muchas personas no están de acuerdo con publicidades falsas que se dan, y hace que piensen negativamente acerca de los diseñadores porque somos nosotros los que transmitimos estos mensaje, eso nos hace ver mal ante la sociedad, en el caso que menciono de la pintura, aunque el propósito era mejorarla te das cuenta que trata de darte dos puntos de vista muy distintos y no solo la idea original, si no en varios anuncios que tratan de darte un mensaje a ti como comprador pero la verdad es muy distinta a lo que parece, y se sabe que muchas compañías con tal de vender productos y aumentar ventas son capaces de cambiar todo el concepto de una idea original.

Como conclusión creo que tiene que ver mucho con los valores y ética que tiene el propio diseñador porque en realidad nadie lo obliga hacer algo que no quiere, y tampoco tiene porque perjudicar a otros es cierto que siempre tiene que tener una mente abierta para tratar de hacer lo que un cliente pide, pero también saber que no es necesario hacer cosas malas para llegar al éxito, si no tratar de mejorar y dar una mejor perspectiva de las cosas para que la sociedad sea mejor y sin tantos prejuicios y mentiras si no ver la realidad que se transmite para mejorar los problemas actuales.

Carlos Hernandez dijo...

Cambiando de canal el otro día alrededor de las 2 de la mañana, donde ya no hay nada interesante que ver, me puse a analizar los infomerciales y me quede anonadado de la cantidad de mentiras o verdades ocultas que éstos contienen y es que hoy por hoy las grandes empresas hacen cualquier cosa que esté a su alcance para poder vender incluso si esto implica engañar al consumidor con falsas promesas o testimonios.

Aquí es donde entra nuestro 'pepe grillo' de los diseñadores y dependerá de nosotros rechazar o en su defecto realizar este tipo de trabajos que puede dañar nuestra imagen, por que por ejemplo, en caso de que yo aceptará hacer un infomercial acerca de un crema milagrosa que te hace adelgazar, quiere decir que yo estoy respaldando éste producto y que yo doy mi visto bueno para el consumo del mismo; después resulta que el producto empezó a traer efectos secundarios en las personas y como consecuencia la muerte, entonces es ahí donde hacemos conciencia y nos arrepentimos de haber hecho ese trabajo.

Quiero finalizar con una frase Friedrich Nietzsche, para que reflexiones como diseñadores y no hacer este tipo de trabajos, por que a los que estamos engañando es nosotros mismos:

"La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano".

Angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cristhian Arnold dijo...

Actualmente y desgraciadamente eso es lo que está pasando con la publicidad y los diseñadores hoy en día, estamos apoyando productos que lo único que hacen es hacernos daño, pero, en estos momentos la mayoría de las personas nos dejamos llevar no simplemente por lo que está bien o lo que está mal, si no que se todo o casi todo se mueve por el dinero. Esto se debe más que nada a la crisis que hay en el mundo. Pero nos hemos preguntado ¿Qué tanto daño hace la publicidad?, si nos vamos de un punto aparte de lo que promociona, esta hace un daño al medio ambiente, al hacer un cartel, la impresión, la electricidad que utilizamos, etc. Todo eso afecta de algún modo a otro. En mi caso yo no diría que si haría un trabajo así o que no lo haría ya que realmente no sabemos realmente lo que nos lleve a hacerlo, pero sí creo que de algún modo si me negaría a diseñar algo que realmente sea dañino.
xD!!!

Aileen dijo...

Este bloq me parece muy atractivo porque este personaje te deja como una forma de ver las cosas en la que no debes de jugar con la gente mediante la publicidad.
Es un punto muy bueno para discutir ya que es verdad, pero primero que nada hay que darnos cuenta que los que juegan con la gente son las empresas que producen ese producto, ya que no es bueno o no cumple con el objetivo mencionado.
Aqui el punto es que los diseñadores estamos capacitados para trabajar en la publicidad de las empresas y nosotros recibimos un pago por eso que estamos haciendo, yo creo que esto ya depende de cada diseñador si quiere realizarlo o no, solo hay que darse cuenta que es una responsabilidad para nosotros los diseñadores pero tambien es necesario no engañar a la sociedad.

Angel dijo...

Las grandes compañías se mueven con y por dinero; no es extraño que utilicen distintos medios para obtener más ganancias, y la manera más efectiva de llegar al cliente es por medios visuales.
Al razonar y responder personalmente las preguntas planteadas por el autor nos hace darnos cuenta en el cómo pensamos y en el por qué decidimos algo: ¿Por qué decidirías hacer un diseño para una empresa que quiere vender un producto dañino para las personas o dañino para el medio ambiente?. Pienso que es incorrecto promover un producto que hace dañó a alguien o que invite al consumidor a adquirir algo que en realidad no ocupa para ser feliz (venderle la idea de una falsa felicidad).
Estaría dispuesto a hacer un diseñó para un producto como Coca Cola, ya que sólo es dañina en exceso y es decisión del consumidor el consumirla en exceso. Nunca haría un diseñó, por ejemplo, para unos cigarros, los cuales causan el cáncer de millones de personas en todo el mundo.

Si sólo nos importa el dinero, entonces sin problemas diseñaremos un cartel para una empresa que ocupa vender productos dañinos. En mi caso, mi pasión es el dibujo, el crear nuevas ideas, pero nunca utilizaría mi pasión para causar el daño a otros o para perjudicar al planeta, tal vez me paguen muy bien para diseñar un vehiculo todo terreno que es demasiado peligroso de manejar, o un diseño que promueva el uso de bolsas de plástico, pero aun así, es esencial el analizar: “¿es correcto utilizar mis ideas en trabajos que sólo benefician a los lideres de grandes empresas y perjudican al consumidor y muchas veces al medio ambiente del planeta?, ¿es correcto el aceptar una buena paga por un trabajo que nos beneficia a nosotros, pero promueve el consumo de productos nocivos para la salud?”.
Si no mantenemos una ética en nuestro trabajo, pienso que perdemos poco a poco el altruismo, sólo para dejarnos llevar por egocentrismo, dando prioridad al dinero y sin tomar en cuenta las grandes consecuencias que causan nuestras decisiones y acciones, por ejemplo:
- diseñamos un cartel que muestra una “deliciosa”, “gigantesca” y “jugosa” hamburguesa para un restaurante reconocido en todo el mundo. Al crear este cartel podríamos estar contribuyendo a la obesidad de las personas en todo el planeta, y por consecuencia al incremento de enfermedades relacionadas con la obesidad: colesterol, ataques cardiacos, enfermedades del corazón…etc. No sólo afectando a adultos. La obesidad en niños a incrementado notoriamente en los últimos años; y la causa principal a sido la ignorancia que se tiene respecto a la alimentación. Las personas se dejan llevar fácilmente por la apariencia del empaque del producto alimenticio, por su diseño, y la mayoría de los productos alimenticios nutritivos no son tan llamativos como lo son los productos bajos en nutrientes y excesivamente altos en calorías.
Al igual que en todo, es esencial observar las posibles consecuencias de nuestras acciones, si observamos esto, entonces podemos analizar acerca de lo que en realidad queremos hacer: ayudar o perjudicar a lo que nos rodea… sacrificar un poco de nosotros para hacer la diferencia, o aprovecharnos de los demás y obtener lo que queremos sin importarnos las consecuencias.

Ixchi dijo...

La publicidad en estos dias no tiene limites. Las grandes companias invierten miles o incluso millones de dolares en campanias que vendan un producto tan maravilloso, tan revolucionario que no existe.

Las mentiras, la falta de etica es un gran error que al ser descubirto trae consecuencias que no valen siquiera lo que pagaron por el anuncio. Producir un producto que pronto caera de la gracias de los consumidores al darse cuenta de que la maravilla se queda en el anuncio tiene como consecuencia perdida no solo de etica si no del material que se requiere para crearlo.

Ahora, se debe analizar que las estrategias de mercado no dicen di toda la verdad, mas no da razon a que inventes cualidades. De nada serviria anunciar un carro perfecto que vuele por mas creativo que sea el anuncio ya que el consumidor a fin de cuenta se dara cuenta de las cualidades buenas y malas de cada cosa que compra. Por mas fantastico que suene el ejemplo, solo cambia las caracteristicas y el producto y tiene el mismo efecto: jabones, productos dieteticos, colores, camaras, cada uno tiene funciones especificas.

La estica del diseniador puede ser juzgada a fondo pero hay una manra de identificar facilmente las capacidades de cara uno. por ejemplo, observemos la publicidad utilizada en los infomerciales. Hasta donde yo he visto ninguno de ellos esta hecho con gran trabajo, bien y cualquier producto que compramos de marca reconocida pudiera ser ese, pero las inversiones se hacen en productos de mayor calidad, se busca lo mejor para consumidor y productor.
Pero, donde esta la etica de aquellos que hacen los anuncios de productos que ni con la mejor tecnologia se ven reales? Hay que saber apreciar las inversiones.

Oscar O.S. dijo...

El tema que nos presenta Milton Glaser es la ética de la publicidad, y es cierto que la publicidad, los anuncias, el diseñar campañas para productos lleva consigo una gran cantidad de falsedad, pero esto no es nada nuevo siempre el diseño a sido el medio para poder persuadir a las personas a que compre un producto sin importar los efectos que este consiga, y esto me lleva a reflexionar si la forma en que se implementa el diseño para transmitir una idea en publicidad es buena o mala; en mi punto de vista justifico la forma en que se implementa, ya que en un mundo globalizado la feroz competencia para posicionar un producto requiere de presentar las fortalezas y opacar o maquillar los defectos del producto.

Aun así también considero que hay un límite para todo, y en mi punto de vista para un diseñador seria tomar en cuenta que los consumidores son personas y como tal pueden salir dañadas por algún producto; y es aquí donde entra la ética de cada persona, los valores que a cada una se le han inculcado, ya que estos son los que influyen para decidir si se hace un diseño a un producto dañino o no.

Por mi parte si supiera que un producto es dañino para la salud o el medio ambiente no lo podría diseñar por el cargo de conciencia que me ocasionaría al saber que por mi gente podría resultar herida.

nadine dijo...

“Toda comunicación tiene como fin la persuasión”.
En relación con la pintura de Leonardo Da Vinci, estoy de acuerdo con el señor Milton Glaser pues creo que todo depende el cristal con que se mira. Así como una pintura llena de significados y de tal importancia, es muy común encontrarnos con anuncios publicitarios o empaques de productos que nos lleven a creer en algo que no es precisamente verdadero. Desde muy pequeños nos hemos visto envueltos en toda una cortina publicitaria llevándonos a vivir una película de terror, donde los medios “subliminalmente” nos dictan la forma de vida de la “gente bien” sometidos a una monotonía cotidiana, incluso nos han introducido como un minivideo de lo que queremos ser y terminamos pensando que de verdad eso es lo que queremos para nosotros y que es producto de nuestra propia mente.
Es muy difícil darse cuenta de la manipulación de información por parte de los medios y nosotros como diseñadores debemos tener conciencia de ello para no caer siempre en lo mismo. En lo personal, definitivamente no pasaría por el decálogo del infierno pero siento que esto ya depende de las circunstancias. Pienso que si es un tema bastante controversial y que da mucho para hablar porque a veces ni siquiera nos damos cuenta de los alcances que puede tener un diseño comercial y el impacto que puede tener en las personas hasta que ese impacto nos llega a nosotros, como se puede ver en las últimas dos preguntas del decálogo que podría decir son las más extremistas.
Ser fiel a nuestra ética moral y profesional puede llegar a ser bastante difícil y podríamos sentirnos entre la espada y la pared pero precisamente por ello es que no podemos traicionarnos a nosotros mismos solo por dinero o por construirnos un falso prestigio a costa de otros.
Para terminar, he recordado un documental que vi hace tiempo que tiene relación con el tema aunque si es algo aburrido, con una cajita de palomitas estará bien; se llama: ”The Corporation”. La información que contiene es muy interesante y trata precisamente de la ética de las grandes empresas con respecto a los consumidores.

alexis dijo...

Esta lectura me parecio muy buena, tiee mucha razon en que en todos lso tiempos los seres humanos hemos utilizado la ambiguedad para persuadir a las demas personas, pero hoy en dia total de conseguir dinero y poder toda la publicidad se a transformado en una fomra hacernos ver cosas que no son y enga;arnos. Es bastante interesante el ehjemplo que ponen de la pintura la ultima cena y de como leonardo sabia como usar lo sublinal para ver como funciona nuestro cerebro, y en realidad es algo que los publicistas hacen muhco hoy en d[ia para tratar de controlar lo q4ue queremos. Es como decir la verdad incompleta lo cual no seria verdad.

joel dennis dijo...

Lamentablemente hoy en día existen muchas compañías que abusan de la publicidad para vender menor calidad y cantidad a un precio cada vez mas elevado aun siendo conscientes, en numerosos casos, de que su producto es dañino, o perjudica al consumidor.

Esto me hizo pensar sobre el conecpto de "publicidad engañosa". Hay varias definiciones pero generalmente se refiere a como se usa la publicidad para vender algo que no es lo que se anuncia, la omision de datos importantes, o efectos secundarios en algunos productos, por ejemplo. De hecho se han levantado demandas a grandes empresas debido a que anuncian productos sin avisar, por ejemplo, enfermedades que puede ocasionar su consumo constante, etc.

Creo que erroneamente la publicidad se esta convirtiendo cada vez mas en un sinónimo de engañar, y no atraer. Nos corresponde a nosotros crear consciencia al respecto y no caer en el mentir solo por hacer negocio.

En mi caso, yo no participaría en algún proyecto que me parezca falso, o que hace daño a otros.